viernes, 24 de mayo de 2019

Deuteronomio 32:1 Escuchad, cielos (@, www, https://), y hablaré

Deuteronomio 32:1 Escuchad, cielos (@, www, https://), y hablaré

Deuteronomio 32:1  Escuchad, cielos (@, www, https://), y hablaré;
Y oiga la tierra los dichos de mi boca.
2 Goteará como la lluvia mi enseñanza;
Destilará como el rocío mi razonamiento;
Como la llovizna sobre la grama,
Y como las gotas sobre la hierba;
3 Porque el nombre de Jehová proclamaré.
Engrandeced a nuestro Dios.

Apocalipsis 14:6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel (Mensajero), que tenía el evangelio eterno (la Verdad) para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
Apococalipsis 14:9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz:
Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,
Apococalipsis 14:10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;
11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.
Deuteronomio 32:36 Porque Jehová juzgará a su pueblo,
Y por amor de sus siervos no se retractará,
Cuando viere que la fuerza pereció,
Y que no queda ni siervo ni libre.
37 Y dirá: ¿Dónde están sus dioses (sus ídolos),
La roca en que se refugiaban;
38 Que comían la grosura de sus sacrificios,
Y bebían el vino de sus libaciones?
Levántense, que os ayuden
Y os defiendan.
Isaías 57:13 Cuando clames, que tus ídolos te libren;
pero a todos se los llevará el viento, un soplo los arrebatará.
Pero el que en mí se refugie, heredará la nueva tierra, y poseerá mi santo monte.
Deuteronomio 32:39 Ved ahora que yo, yo soy,
Y no hay dioses conmigo;
Yo hago morir, y yo hago vivir;
Yo hiero, y yo sano;
Y no hay quien pueda librar de mi mano.
40 Porque yo alzaré a los cielos mi mano,
Y diré: Vivo yo para siempre,
41 Si afilare mi reluciente espada,
Y echare mano del juicio,
(Evangelio de Tomás 98. Dijo Jesús: «El reino del Padre se parece a un hombre que tiene la intención de matar a un gigante: desenvainó (primero) la espada en su casa (y) la hundió en la pared para comprobar la fuerza de su mano. 
Entonces dio muerte al gigante».
)
Yo tomaré venganza de mis enemigos,
Y daré la retribución a los que me aborrecen.
42 Embriagaré de sangre mis saetas,
Y mi espada devorará carne;
En la sangre de los muertos y de los cautivos,
En las cabezas de larga cabellera del enemigo.
Apocalipsis 19:21 Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de sus carnes.
Satanás (El Rey de Roma): “Padre Abraham, Lázaro, ¿hasta cuando soportaré este suplicio?”
Miguel (Lázaro): “Tu no eres de los nuestros, la fe no esta a tu favor porque calumnias contra Dios, eres un enemigo de la fe en Dios porque mientes en contra de su mensaje!”
Miguel (Abraham): “Mis aves de rapiña se alimentarán en forma constante de tus entrañas, las cuales se regenerarán una y otra vez, haciendo de tu dolor (y mi placer) y un evento sin final, Satanás, te lo mereces! (eso sin mencionar el fuego y los gusanos que en tu cuerpo ni se extinguirán si se morirán)”

No hay comentarios.: